Saltar al contenido

Del origen de los europeos

Este escrito está basado sobre todo en dos artículos de la BBC:

  1. Hunter-gatherer European had blue eyes and dark skin, by Rebecca Morelle, Science reporter, BBC World Service (27 de enero de 2014), noticia basada principalmente en este estudio publicado en Nature. Abajo me referiré a este artículo como (1).
  2. Europeans drawn from three ancient “tribes”, by Paul Rincon, Science editor, BBC News website (17 de septiembre de 2014), noticia basada en los estudios del Prof. David Reich, de la Harvard Medical School, y colaboradores. Abajo me referiré a este artículo como (2).

1 La conjetura hasta tiempos recientes

Hasta ahora, las teorías sobre el origen de las distintas poblaciones estaban basadas en estudios genéticos de las poblaciones actuales. Muy recientemente se cuenta, sin embargo, con medios para realizar secuencias genéticas de restos antiguos. Como dice en (2),

…los supuestos sobre los orígenes de los europeos se basaban en gran medida en los patrones genéticos de personas vivas. Las técnicas científicas de análisis de ADN genómico de restos óseos antiguos han puesto a prueba las teorías prevalecientes, y han arrojado unas cuantas sorpresas.

La creencia hasta hace muy poco tiempo era que los cazadores que migraron de África a Europa hace unos 45,000 años empezaron rápidamente a perder la pigmentación de la piel para poder producir vitamina D. Como dice en (1), que se basa en los estudios del Dr. Lalueza-Fox y colaboradores de restos óseos encontrados en una cueva de La Braña, al norte de España:

Los científicos pensaban que los primeros europeos adquirieron una piel clara poco después de haber salido de África y llegado a Europa hace unos 45,000 años.

“Se había supuesto que es algo que ocurre en respuesta a pasar de África a latitudes superiores, donde la radiación ultravioleta es muy baja, y, como hay que sintetizar vitamina D en la piel, ésta se vuelve más clara muy pronto”, explica el Dr. Lalueza-Fox.

“Ahora resulta obvio que no es así, pues la población de este tipo [aquel cuyos restos fueron analizados] llevaba en Europa 40,000 años, y su piel aún era oscura.”

cazador-recolector_europeo

Figura 1: Esta reconstrucción muestra la piel oscura y ojos azules de un cazador del norte de España de hace 7,000 años (CSIC: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, España).

La secuencia genética realizada por el Dr. Lalueza-Fox y colaboradores de los esqueletos encontrados en La Braña, y que tienen una antigüedad de 7,000 años, ha demostrado que los europeos de aquel entonces tenían una dieta basada en proteínas, eran intolerantes a la lactosa, no podían digerir los almidones y su apariencia era como se muestra en la figura 1.

2 Parientes más cercanos

Y ¿qué población actual europea se asemeja genéticamente más a este primitivo europeo? Otra sorpresa: ¡la escandinava! Dice en (1):

El equipo encontró que este europeo primitivo estaba relacionado genéticamente de modo más cercano a personas de Suecia y Finlandia.

Pero mientras que sus ojos eran azules, sus genes revelan que tenía el cabello negro o castaño y su piel era oscura.

“No nos esperábamos este resultado”, dijo el doctor Lalueza-Fox.

Y agrega (1), citando al Dr. Reich, jefe de otro grupo de investigadores:

“La piel oscura es un hallazgo sobremanera interesante, puesto que la piel clara es casi universal por toda Europa actualmente. Estos resultados sugieren que la piel clara de los europeos de hoy es un desarrollo de los últimos 7,000 años.”

3 La agricultura viene en camino

Pero, entonces, ¿de dónde adquieren los modernos europeos la piel clara?: de las migraciones del Medio Oriente. Dice (2), que se basa sobre todo en los estudios del Dr. David Reich y colaboradores, que analizaron restos encontrados en Escandinavia, Luxemburgo, Alemania y Siberia:

Cazadores de ojos azules y piel oscura se mezclaron con agricultores de ojos pardos y piel clara cuando éstos arribaron a Europa procedentes del Cercano Oriente.

La agricultura se originó en el Cercano Oriente —en el territorio de lo que actualmente son Siria, Iraq e Israel— antes de llegar a Europa hace unos 7,500 años.

Diversas pruebas indican que esta nueva forma de vida fue diseminada por oleadas de migrantes que se mezclaron con los nativos europeos, cazadores-recolectores, que encontraban en su camino.

El doctor Carles Lalueza-Fox —del Instituto de Biología Evolutiva del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona— ha dicho a BBC News:

“Si se buscan en Internet reproducciones gráficas de la gente del mesolítico, siempre se la muestra con la piel clara; por otro lado, a los agricultores recién llegados a Europa se los suele representar con la piel oscura. Los resultados demuestran lo contrario.”

Así pues, son los agricultores del Medio Oriente los que llevan a Europa el gen de la piel clara. Pero ¿cuál es la razón por la que el cazador europeo conservaba la piel oscura mientras que el agricultor del Medio Oriente tenía la piel clara? La respuesta parece estar en la vitamina D:

“Hay un argumento evolutivo para esto: la piel clara en Europa tiene una ventaja biológica para la gente que vive de la agricultura, pues es necesario producir vitamina D”, dice el Dr. David Reich.

“Los cazadores obtienen la vitamina D necesaria a través de su alimentación, puesto que los animales la tienen en abundancia. Pero cuando se pasa de vivir de la caza a vivir de la tierra, la selección natural hace que la piel se aclare, de suerte que pueda sintetizar vitamina D gracias a la luz solar.”

4 La tercera “tribu”

Pero hay un tercer componente genético en los actuales europeos, y este también ha resultado inesperado. Dice (2):

Cuando los investigadores examinaron el ADN de 2,345 europeos actuales, descubrieron que se requería una tercera población para conferir la complejidad genética de los modernos europeos.

Esta tercera “tribu” es la más enigmática y, asombrosamente, resultó relacionada con los nativos del Continente Americano.

Indicios de este grupo surgieron del análisis de genomas europeos. Dicho grupo, denominado “antiguos euroasiáticos del norte”, parecía ser una “población fantasma” hasta el 2013, cuando los científicos publicaron el genoma de un joven de hace 24,000 años, encontrado cerca del Lago Baikal, en Siberia.

Este joven tenía semejanzas genéticas tanto con los europeos como con los indígenas americanos, lo cual indica que perteneció a una población que contribuyó a las migraciones tanto al Nuevo Mundo, hace unos 15,000 años, como, posteriormente, a Europa.

En resumen, los tres flujos migratorios que probablemente dieron origen a los europeos actuales son, a saber:

  • el primer grupo que, después de salir de África, llegó a Europa hace unos 45,000 años;
  • el segundo flujo migratorio: los agricultores procedentes del Creciente Fértil, hace unos 7,000 años;
  • en fin, la “tercera tribu”, procedente del norte de Siberia, hace menos de 7,000 años.

Por supuesto, aquí sólo se ha tratado del Homo sapiens; pero hay indicios de que el Homo sapiens también tiene, en mayor o menor medida, dependiendo del área geográfica, contribución genética de una especie ya extinta del género Homo: el Homo neanderthalensis.

Autor: Axel E. Retif

11 de octubre de 2015